Inicio > Uncategorized > De trenes y otras historias surrealistas…

De trenes y otras historias surrealistas…

Colmo algunos ya sabréis, el otro día marché a Barcelona a pasar dos noches y tres días…

Cómo es costumbre en este tren, siempre llega tarde… A pesar de esto, unos 15 minutos antes de que saliera de la estación de Sagunto, ya estaba yo preparado, esperando el tren…

La primera situación extraña resultó que ni siquiera por megafonía, avisaron de la entrada en la vía 4 de este tren… pero, todo es solucionable!! Así que subí al tren, y marché hacia Barcelona…

Esta vez iba más preparado, había cogido el portátil, y traía grabados unos cuántos capítulos de Prison Break, dado que el anterior viaje había sido un poco insufrible… Pasadas un par de horas, el tren dejó de funcionar… habíamos escuchado aquello de Señores viajeros, próxima parada Salou, cuando de repente el tren se paró… Pasaba poco tiempo, cuando el interventor del tren nos confirmaba que estaríamos un tiempo parados, sin nada a hacer, puesto que estábamos en medio de un cañaveral y poca cosa podríamos hacer, ni ningún autobús podría venir a “rescatarnos” para dejarnos en Barcelona – Sants.

Aquí podéis leer la crónica que hace una compañera de esta situación que vivimos, y aquí la de cualquier medio de comunicación. Personalmente me quedo con la crónica que narra la compañera, una chica muy agradable con la que coincidí en el bar del tren, mientras nos hacíamos unas cervezas, hicimos una gran pandilla casual… La chica que practicaba deportes (y que días después me encontraba por facebook); Cristina, la chica que no dejaba de anotar todo en esa pequeña libreta; las dos chicas de Castellón (si, Castellón, que pasa?!!); el chico de Barcelona o Aldaia, o ambos lugares a la vez…😀. También había un padre con sus dos hijos pequeños; una mujer de primera clase renegando y quejándose por todo; un hombre que perdería un avión y bla bla bla; una mujer que ofertaba trabajo y repartía tarjetas personalizadas con su foto; un hombre que decía que no se quería parar en su parada, y que continuaría hasta Barcelona con nosotros, que seguro que se lo pasaría mejor, pero, que al final se quedó en su parada donde la mujer le esperaba; una mujer mayor argentina, que decía que en su país esto era de lo más normal; un interventor, que parecía estar más a gusto con nosotros que no con el resto de pasajeros y cada dos por tres venía donde estábamos, al cual, al final, aplaudimos; una camarera, agobiada por tanta gente y tantas horas de espera, pero, que no se puso a renegar en ningún momento,…

Finalmente, hora larga después, el tren volvió a arrancar, y a las 16.00 horas llegaba a Barcelona, total, sólo 2:40 horas más tarde de lo previsto, un buen momento en una cafetería de un tren, y una chica esperándome en Barcelona… sabes, no fue forzado, pero, al final parece que siempre esperas tú!!😛

  1. Aún no hay comentarios.
  1. diciembre 31, 2011 a las 10:27 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: