Inicio > Uncategorized > Resiliencia

Resiliencia

Según Cyrulnk “La resiliencia es el arte de navegar en los torrentes […] pelearse para no dejarse arrastrar por la pendiente natural de los traumas que le impulsa a correr mundo y a ir de golpe en golpe hasta el momento que una mano extendida le ofrezca un recurso externo, una relación afectiva, una institución social o cultural que le permita salir airoso”.
Sartre afirmaba que “el hombre es un ser de proyecto”. En ocasiones, ocurren situaciones en el que el proyecto se puede interrumpir o romper, y la persona, por lo tanto, quedará sin rumbo y sin dirección a seguir. Para que este estado no se prolongue, y se cree un proceso de retroceso, hará falta volver al hilo del proyecto, para proseguir hasta la meta, llegar a los objetivos, aceptando las propias vivencias, para superarlo. Es en esta rotura cuando puede aparecer la figura del educador social (quién podrá ayudar a retomar el proyecto de vida de cada persona). Si recordamos, el ser humano, es un ser inacabado, que está en constante evolución, por lo tanto en proyecto constante. Tal como decía Benavent, “la dignidad de la persona pasa para poder crear y vivir el propio camino con autonomía, sentirse reconocido por el otro”, por lo tanto para sentirse persona habrá que construirse el propio proyecto, el cual estará inmerso en la sociedad en la que convive y cohabita el ser humano.
El educador social, tendrá que ayudar a rehacer los proyectos de vida truncados de esta persona, ayudándolo no construyéndole un nuevo proyecto, sino ayudándolo a reconocer sus necesidades, su situación, a ver en objetividad su situación actual, e incluso, a mostrarle los caminos a seguir, pero, nunca a hacerle el trabajo. El educador social, tiene que conseguir que el usuario sea autónomo y capaz de resolverse sus problemas por si mismo, esto si, con la ayuda de técnicas o directrices que el educador social le aconseje, desde su profesionalidad. En ningún caso, remarcamos, el educador social puede proyectar sobre el usuario, sino que tiene que acompañarlo en su nueva situación.
El educador social nunca tiene que olvidar que los usuarios, son personas como seres de proyecto, dados siempre a descubrir nuevas situaciones, a aprender nuevos conceptos, a vivir nuevas circunstancias. Se trata pues, de ayudar a una persona en su proyecto, no en el proyecto del educador social. En el caso contrario, en el momento que el educador social pierde la visión del usuario como hombre como ser de proyecto, este estará destinado al fracaso en todas sus intervenciones, porque, no se trata de resolver una situación concreta sólo, sino que se trata de poder ayudar a una persona a conocerse mejor a si mismo, para poder solucionar cualquier adversidad futura que se le plantee. Recordando a Benavent, “el ideal último del educador social, el objetivo nunca escrito, tendría que ser la desaparición de su profesión” y para conseguir este objetivo no escrito, tenemos que ser capaces, como educadores sociales, de solamente esto, acompañar, hacer abrir los ojos a nuestros usuarios, mostrarle todo el amplio abanico de oportunidades que tienen al alcance de su mano, y hacer que el usuario reúna esas oportunidades, esas oportunidades que harán, como decíamos al principio, que podamos hablar de un HOMBRE y que este retome su proyecto de vida.
Categorías:Uncategorized Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: